Las arcas de Alemania podrían subir cerca de mil cuatrocientos millones de euros al año si se pusiera en marcha un sistema más eficaz para que las prostitutas pagaran impuestos, según el economista Richard Reichel, de la Universidad de Erlangen-Nuremberg.